Versalles, los placeres de la Isla Encantada

 

image1A principios del 1600, el rey Luis XIII construyó el primer palacete de Versalles, a unos 20 kilómetros de París, en una zona pantanosa y forestal. Este palacete le servía de refugio para alejarse de los ojos de su madre y recrearse mientras cazaba. Sin embargo, fue su hijo, el rey Luis XIV quién encargó las ampliaciones del Palacio e hizo que éste tomara las dimensiones con las que hoy se lo conoce.

En 1682, el Rey Sol, motivado por el miedo a un levantamiento del pueblo, como había ocurrido durante la regencia de su madre en la Fronda de los Príncipes (1648-1653) se alejó de París y llevó todo el poder a Versalles, alojando allí a sus nobles, su corte y sus mujeres. Ordenó el diseño de los jardines, poco después de ser nombrado rey de Francia, a André Le Nôtre (jardinero real, quien impuso el estilo del jardín francés). Este proyecto duró hasta el fin de su reinado.

Los Jardines de Versalles, con sus estanques, estatuas de mármol, fuentes y el Gran Canal, tienen una extensión de más de 800 hectáreas, por lo que es casi imposible recorrerlo todo de una vez, pero vale la pena dedicar un día completo para la exploración y el deleite de las vistas y cada uno de sus detalles.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s