Una que pique poquito

México se puede conocer a través de su diversidad geográfica, de su arqueología milenaria y también por su gastronomía. Con sus elementos básicos como el maíz, el frijol y el chile crean cientos de platos con sabor inigualable, no en vano la UNESCO  declaró la comida mexicana como Patrimonio Intangible de la Humanidad en 2010. De norte a sur y de este a oeste la cocina mexicana deleita y enamora. Claro, si sos inmune al rigor del picante.

¿Te han dicho alguna vez “pica poquito”? A mí sí, muchas veces, y ya no lo creo. Sin embargo exploré las tradiciones culinarias de este hermoso país y comencé a probar comidas típicas. En ese camino de exploración de sabores, aprendí lo elemental en pocos días. Por ejemplo que si en el nombre está la palabra “chile”, entonces “pica”, seguro pica. Aunque te quieran convencer de lo contrario. Si bien es cierto que hay diferentes grados de “picor”, cuando tu boca no está acostumbrada al picante, no importa si usaron chile habanero o poblano, lo más seguro es que la pases mal, muy mal. Y aprendí también que para el mexicano si no pica, no sabe.

Luego de varios meses de vivir aquí y de superar el trauma de la discriminación (porque soy la que “no come chile”), mi marido y yo consideramos que era momento de invitar a algunos amigos mexicanos a comer a la casa. Nos esmeramos mucho en preparar algunas de las cosas que nos da orgullo de nuestra cocina argentina. Cocinamos los mejores cortes de carne que conseguimos, preparamos chimichurri, salsa criolla y ensaladas.

En un día soleado, la mesa estaba puesta en el jardín y la casa olía a humo y a grasa derritiéndose en las brasas. Cuando estábamos todos sentados, listos para dar el primer bocado a la tira de asado, surgieron dos preguntas que no esperábamos: ¿Hay tortillas (de maíz)?, ¿Tienes alguna salsa que pique? No sé quiénes se sintieron más defraudados en ese momento, si ellos o nosotros.

Con el tiempo logramos fusionar nuestros gustos y nuestra forma de preparar la comida. Modifiqué recetas de la cocina mexicana para que no picasen y de la argentina para que sepan un poquito a éste México querido. Y ahora, cada vez que invitamos a comer en casa, ya no se me olvida preparar las salsas. Una que pique  y una que pique poquito (porque a pesar de mi resistencia, con los años también aprendí a tolerar un poco el picante y además, a disfrutarlo). ¡Buen Provecho!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s